jueves, 13 de agosto de 2015

Máster en Traducción Médica



En los últimos meses me han llegado bastantes correos de personas interesadas en hacer un máster en Traducción Médica. Por norma general, los correos vienen cargados de dudas que siempre intento resolver de la mejor manera posible. He de reconocer que a veces me cuesta ser objetivo, porque da la casualidad de que te preguntan cuántas horas diarias hay que dedicarle al máster cuando llevas tres días trabajando sin parar en una práctica que tienes que entregar al día siguiente o unas traducciones que esperan en una agencia de traducción. Sin embargo, como veo que en la mayoría de correos se repiten las mismas dudas, hace un tiempo que me planteo el escribir en el blog un resumen con las preguntas más repetidas y mi correspondiente respuesta.

Existen muchas universidades donde se puede cursar un máster en traducción Médica. El objetivo de esta entrada es dejar mi opinión por escrito para que puedan consultarla aquellos traductores profesionales interesados en realizar un máster en Traducción Médica en el curso que viene o más adelante. Considero que la he escrito con la máxima objetividad y que esta opinión no perjudica a nadie, puesto que se trata de una visión realista pero positiva. Para que no sea una lectura pesada, he decidido dividirla en dos partes. Una vez dicho esto, empezamos:

master en traduccion medica
  
1. ¿Es posible dedicarse a un máster en Traducción Médica durante uno o dos años y trabajar al mismo tiempo?

Sí, es posible. A la hora de matricularte, por norma general, te ofrecen la opción de escoger un número mínimo de asignaturas (normalmente la mitad, aunque depende de la universidad que lo imparte) y cursar el resto más tarde. Creo que se puede cursar en un máximo de dos años. Yo, por ejemplo, me matriculé para hacerlo en un año y creo que se puede compaginar perfectamente con otro trabajo. El primer mes del máster estuve trabajando a jornada completa para una empresa de traducción de Madrid y compaginando el trabajo con el máster y algún encargo de traducción que iba saliendo. Si te organizas bien, se puede llevar perfectamente, así que haciéndolo en dos años tendrás incluso más tiempo.

2. ¿Cómo se distribuyen y preparan el temario, las actividades y exámenes? ¿Tendré el amparo de los profesores? ¿La comunicación es fluida?

En este punto siempre explico mi caso. Los primeros meses tuve tres asignaturas relacionadas con los enfoques teóricos de la traducción, la práctica profesional y el análisis discursivo. Puede que esas tres asignaturas que ocuparon el primer mes no parezcan muy novedosas para un alumno que acaba de terminar Traducción o para un traductor experimentado, ya que la mayoría del temario está incluido en cualquier licenciatura de Traducción e Interpretación (al menos yo había tenido asignaturas iguales o parecidas en primero y segundo de carrera). Sin embargo, como no todos los alumnos que asisten son traductores, son asignaturas necesarias para el posterior desarrollo del máster.

traductores medicos

A partir de noviembre, empezamos con las asignaturas de Introducción a la Medicina y Pretraducción, y cada semana estudiamos una parte de la Medicina. Los lunes (o viernes de la semana anterior), el tutor del máster cuelga los apuntes con las lecturas obligatorias y las optativas, así como una lista con multitud de recursos por si alguien quiere consultar algo relacionado con el tema o está interesado en estudiar algún concepto en profundidad. Como he mencionado antes, durante esa semana el profesor plantea diferentes preguntas en los foros y los alumnos van contestándolas con ayuda de los apuntes, Internet, etc. Además, también hay un test de autoevaluación para que cada alumno compruebe cómo evoluciona su aprendizaje (cada vez que lo haces aparecen diez preguntas diferentes). Con la asignatura de Pretraducción se pone en práctica la teoría aprendida mediante diferentes ejercicios: de terminología, de redacción, de traducción, etc. Cada módulo de la asignatura comienza un lunes y la tarea de Pretraducción puede entregarse hasta el lunes siguiente (como veis, lo hacen para que los alumnos se organicen y tengan tiempo para trabajar durante el fin de semana si así lo desean).

A partir de enero tuvimos todo tipo de asignaturas: Terminología, Fuentes de información, Metodología y Corrección de textos, Traducción en el sector farmacéutico (Farmacología, Traducción especializada, etc.), Traducción en el sector editorial (Tema médico, Traducción especializada, Traducción divulgativa), etc. Sin duda, con estas asignaturas hemos podido poner en práctica todo lo aprendido durante el máster y profundizar aún más en algunos temas concretos.
      
Finalmente, el último mes estuvo estado dedicado a las optativas. En mi caso, yo opté por las relacionadas con la interpretación y la mediación intercultural en el ámbito sanitario. Si os interesa este tema, os recomiendo las asignaturas Mediación intercultural en el ámbito sanitario y Técnicas de interpretación en los servicios públicos sanitarios. Son asignaturas muy, muy interesantes y con las que aprenderéis muchísimo.

traduccion medica
     
En cuanto a la evaluación, depende de la asignatura. Mientras que las tres primeras se evaluaron mediante diferentes actividades y trabajos (resúmenes, reseñas, comentarios críticos, intervenciones en el foro, etc.), en las asignaturas Introducción a la Medicina y Farmacología tuvimos que hacer un examen. Sin embargo, hemos tenido tareas de evaluación de todo tipo: traducciones, revisiones, correcciones, adaptaciones, resúmenes... Con esto os quiero decir que tampoco nos regalan nada por hacer el máster desde casa, ya que a cambio tenemos que realizar muchos ejercicios y prácticas.

Creo que para abrir boca hasta aquí por hoy ya es suficiente. Muy pronto seguiré con la segunda parte. Si tienes alguna duda o comentario, no dudes en expresarla aquí abajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada