lunes, 7 de septiembre de 2015

Cómo crear un portafolio de traducción.




Un portafolio de traducción es un documento que contiene una selección de tus textos traducidos profesionalmente y es una muy buena herramienta que puedes presentar a tus clientes potenciales o para alguna empresa de traducción. Aunque eso sí, la mayoría de las agencias de traducción de España y muchos clientes solicitan realizar una pequeña prueba de traducción de un texto, antes de contratar a un traductor. No obstante, un portafolio de traducción correctamente elaborado es un complemento que te puede hacer ganar muchos puntos y diferenciarte del resto de colegas traductores. 

Por si esto fuera poco, un portafolio de traducción online es ideal para mostrar tus habilidades y conocimientos en ciertas áreas en las que puedes estar especializado o en las que tienes experiencia. Hay algunas reglas comunes acerca de cómo este documento debe ser, y lo que en cada caso debe contener. Vamos a verlos:

portofolio de traduccion
Puedes encontrarlo como portafolio o portfolio

Contenido de un portafolio de traducción. 


El portafolio de un traductor no debe contener simplemente una multitud de traducciones seleccionadas al azar. Debes dar preferencia a las traducciones altamente especializadas que demuestren tu experiencia de la mejor manera posible. Estas traducciones deben enfatizar tu especialización en un campo y que deberían ser las traducciones de las que estás especialmente orgulloso. No debes mezclar diferentes especialidades dentro de un mismo portafolio de traducción, en su lugar, puedes crear varios, uno para cada una de tus áreas de especialización (si es el caso).

Si algunos de tus clientes te permite añadir las traducciones que has realizado para ellos en tu portafolio, también puedes señalar la fuente del texto original. Si algunas de estas traducciones las has realizado para alguna compañía o marca de renombre (o una persona popular) y se obtiene su aprobación, deberías aprovechar la oportunidad y mencionarlas en el documento junto a la muestra de la traducción. Si utilizas como muestra textos que has traducido y que están en Internet, también es conveniente añadir la fuente de donde se encuentre el texto original.

Si se da el caso que deseas traducir por tu cuenta algún texto y añadirlo al portafolio de traducción, recuerda que no debes violar las leyes de derechos de autor. Si el texto que deseas traducir está protegido por Creative Commons o cualquier otra licencia, debes hacer todo lo necesario para dar la debida atribución al autor del texto, incluyendo el nombre del autor y pedir permiso si es necesario.

Formato de un portafolio de traducción.


Cada muestra de texto traducido del portafolio de traducción debe ser corto e interesante de leer. Los textos con más de 500 palabras aburrirán a tus potenciales clientes y solo lo leerán “escaneando” y saltándose grandes partes del documento, por lo que no se darán cuenta de tus mejores habilidades. En el portafolio de un traductor solo se deben utilizar fuentes de aspecto profesional (nada de Comic Sans), junto con un color y tamaño estándar de fuente, sin fotos, imágenes prediseñadas, emoticonos, etc.

De este modo, el cliente potencial se puede centrar en tus habilidades como traductor, no en grandes letras ostentosas o diseños rimbombantes. El texto fuente y el texto de destino deben estar uno al lado del otro, preferiblemente en la misma página. Otra cosa importante es comprobar todos los enlaces dentro del documento, ya que los enlaces rotos en el portafolio de un traductor es muy poco profesional.

portofolio de traductor
El texto origen y el destino deben estar uno al lado del otro y en la misma página

¿Dónde compartirlo?


Tu CV o carta de presentación debe contener un enlace a tu portafolio de traducción. También puedes informar a cada cliente potencial o empresa de traducciones en qué parte de tu web o blog (si dispones de ellos) lo pueden encontrar y descargar. Además de todo esto, debes dejar un enlace hacia tu portafolio de traductor en todas los sitios web para traductores donde tengas un perfil. No te olvides de compartir tu portafolio en las redes sociales, porque una buena estrategia en las redes sociales puede atraer más clientes. La red Linkedin es la mejor para este tipo de promoción, pero Facebook, Google+ y Twitter también pueden ser muy útiles.

¿Qué más debe contener tu portafolio de traducción?


Un buen portafolio también puede contener toda la información personal necesaria. Algunos traductores muy experimentados incluyen su logotipo personal dentro de este documento. Añadir comentarios o notas del traductor también pueden ser muy útil, como por ejemplo, explicar el método de trabajo empleado o alguna característica especial. Estos comentarios deben incluirse después de cada muestra de traducción y deben ser de solo unas pocas líneas sobre cada traducción.

Un buen portafolio de traducción es una excelente herramienta para la presentación de tus habilidades y cada traductor debe tener por lo menos un documento como este. A continuación os dejo un gran vídeo de Marta Stelmaszak con más detalles y consejos:


No dudes en dejar tu comentario, preguntas o dudas. ¡Si lo encuentras de utilidad no olvides compartirlo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada